martes, 23 de abril de 2019

Cerrado por vacaciones.

Durante una semana, este chiringuito permanecerá cerrado. Me tomo unos días para ausentarme y desplazarme a Mallorca, en donde vive mi madre que, por cierto, el día 27 de este mes cumple 96 años y se siente algo achacosa. Pese a ello, piensa y discurre como una jovencita de 29. Y los años sólo le impiden bailar y andar sin muletas, pero no sonreírse y disfrutar de la vida, rodeada de cinco hijos, tres hijas, diecisiete nietos y cinco biznietos. Así que… ¡hasta después de las elecciones!


domingo, 21 de abril de 2019

¿De qué se ríen los candidatos? (y V) El reto de Pablo Iglesias.

Huevos de Pascua.

Curiosamente, al final de esta Semana Santa le sigue un período de cincuenta días llamado Tiempo pascual, que termina con el Domingo de Pentecostés. La Pascua ―también llamada Pascua Florida, Domingo de Resurrección o de Gloria― es la fiesta central del cristianismo en la que se conmemora, de acuerdo con los evangelios canónicos, la resurrección de Jesucristo al tercer día después de haber sido crucificado. Una fiesta que se presta al juego tradicional de los huevos de chocolate en Francia y otros países europeos. Su dinámica es la siguiente: mientras los niños duermen, hay que camuflar dichos huevos, recubiertos de varios colores, dentro de casa, en el jardín o vecindario. Para los escondites hay que tener en cuenta las edades. Se puede dejar a los pequeños un rastro fácil de seguir, como huellas de gallina con papel recortado. Si se desea complicar la búsqueda, se inventan pistas o se dibuja un mapa de los huevos de oro para los mayores. El sonido de una campana o un silbato marca el inicio de la búsqueda. Los concursantes tendrán que saber cuántos huevos hay que localizar y tendrán que llevar una cesta o algún soporte para ir dejando los tesoros. Antes de la salida conviene aclarar que los huevos de chocolate tendrán que repartirse entre todos, así evitaremos rabietas y los niños aprenderán a pasárselo bien antes y después del juego.


Pero, volviendo a la realidad de nuestro tiempo e historia, en este país sabemos que, en una semana, nos encaminamos al señalado Día de Elecciones. Y, antes de su comienzo, nos preguntarnos por última vez de qué se ríen los candidatos. Empezamos con el candidato del PP, seguimos con el de Vox, C’s y PSOE y terminamos hoy con el reto de Pablo Iglesias, de Podemos. Todos ellos nos mostraron sus caras sonrientes. Pablo Iglesias reapareció el pasado 23 de marzo ante sus fieles y ante la opinión pública sin concesiones, sin un paso atrás, sin nuevos proyectos y discursos y, sobre todo, convencido de que muere matando. Así lo reseñaba María José Pintor Sánchez-Ocaña, en “El regreso de Pablo Iglesias: el reto de morir matando”, publicado en ‘Diario 16’. “Entonó el mea culpa, pero ni olvidó, ni perdonó a Iñigo Errejón y a Manuela Carmena. Y sabe, y no le importa, que en este reto cainita pierde seguro. El líder de Podemos asumió que las encuestas le eran desfavorables, que habían perdido fieles y votantes, pero también que la coalición morada puede ser decisiva para que Pedro Sánchez pueda formar un gobierno de izquierdas. En 2015, los sondeos electorales permitían a Pablo Iglesias soñar con superar al ‘viejo’ PSOE. No pudo ser entonces, pero las listas moradas obtuvieron más de cinco millones y medio de votos (tercera fuerza política con 69 escaños). Tampoco pudo ser en 2016, aunque la nueva marca, superó los cinco millones de sufragios (71 escaños). Hoy los sondeos, incluso los más favorables, le dan de 30 a 40 escaños, un desgaste no alejado de la decepción y un desapego a quien fuera su líder, azote de la derecha y del PSOE ante unos medios que le dieron visibilidad, popularidad y opciones electorales. Pragmático, con poca cintura y con una visible falta de asesores que le digan lo que hay y no lo que quiere escuchar, a Pablo Iglesias le queda la esperanza de tener escaños suficientes –al margen del varapalo electoral― que le permitan entrar en el Gobierno con Pedro Sánchez. De ser así, tendrá ministras y ministros al frente de un Ejecutivo con una ruta social en favor de los servicios públicos, contra la política del ladrillo, que abrasará de impuestos a las grandes empresas y tratará de marcar un rumbo nuevo en los derechos de los trabajadores”.



Pablo Iglesias, a punto de comenzar la carrera electoral, reconoce que “gobernar no es ‘conciliar’ los intereses de los poderosos con los de la gente humilde, sino defender a la gente humilde”.  Iglesias pone como ejemplo algunas de las políticas implementadas por el Ayuntamiento de Barcelona: regular los precios del alquiler, ofrecer dentistas públicos y apostar por la transparencia para acabar con la corrupción. Y nos recuerda: “Decía el ministro Marlaska que no había cloacas, que lo habían limpiado todo... Pero ¿por qué ha dimitido su número dos de Comunicación de la Moncloa si todo estaba limpio? Iglesias se refiere a Alberto Pozas Fernández, que dimitió tras ser vinculado al 'caso Villarejo'. Por su parte, Colau, alcaldesa de Barcelona, señala: “Las cloacas nos indignan, pero no nos sorprenden, porque sabíamos que existían. Lo que sí nos indigna es el silencio atronador de los líderes del PSOE, del PP y de Ciudadanos que, en un país decente y democrático, deberían haber exigido dimisiones y una comisión de investigación, depurando todas las responsabilidades de uno de los casos de corrupción más graves de nuestro país. Pero nosotros, que venimos de abajo, si alguna cosa sabemos hacer es resistir. Que lo escuchen bien los corruptos. Porque venimos de pelear cada uno de los derechos y libertades que hemos conquistado, y por eso no tenemos ningún miedo, no tenemos nada que perder”.


Tras la vuelta de su baja por paternidad, Pablo Iglesias destacó en La Sexta Noche haber cumplido con su “obligación como padre” y que haber cuidado a sus hijos durante tres meses “hace que esté más preparado para gobernar”. La entrevista sirvió al líder de la formación para hacer autocrítica, llegando a tachar de “vergüenza ajena” las luchas internas del partido. “Tenemos que reconocer que la situación es falsa. La gente no me tomaría en serio, si dijera que estamos de maravilla”, comentó, defendiéndose. Un sincero Iglesias que no dudó en asegurar que “hemos cometido muchos errores y hemos dado vergüenza. Yo tengo que asumir la responsabilidad. Hay cosas que no vi venir. Lo de Iñigo y lo de Manuela tenía que haberlo visto venir”, afirmó el líder, que quiso compartir con la audiencia que la propia Carmena le dijo que, en las últimas elecciones, no se había votado Ahora Madrid, sino Ahora Manuela. El líder de Podemos también se mostró crítico con el propio programa de la Sexta, al que reprochó que, entre sus tertulianos habituales, contasen con periodistas como Eduardo Inda: “Vosotros perdéis prestigio cada sábado que un periodista de cloaca como Eduardo Inda viene a este programa”. 

Pablo Iglesias, en La Rioja.

El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia del Gobierno, acababa de empezar a hablar en un mitin en Nalda (La Rioja), cuando un vecino gritó “¡Viva España!”. Inmediatamente, Iglesias se hizo con el grito y lo reinterpretó como defensa de los servicios públicos y los pueblos. Aprovechó la proclama y afirmó que defender España es defender los servicios públicos y el sistema de pensiones.  De esta forma, el líder de Podemos salió al paso de “la provocación de unos pocos” durante su mitin en La Rioja, reivindicó la proclama y recordó que “defender a España es defender las escuelas públicas, los servicios públicos, los hospitales o las pensiones”. “Claro que sí remarcó― 'Viva España'. Pero defender España es defender las escuelas públicas, los servicios públicos, los hospitales o las pensiones, claro que sí. ¿Sabéis quiénes son los mayores traidores a España? Los que privatizan, los que acaban en los consejos de administración de grandes empresas, los que bajan impuestos a los ricos”, respondió Iglesias quien, entre aplausos y la reafirmación de “sí, se puede”, rechazó que “ningún patriotero de charanga y pandereta nos va a dar lecciones sobre lo que significa ser español”. “Porque España son las mujeres el 8 de marzo, saliendo a decir que queremos un futuro igualitario. España son los pensionistas diciendo que sí se puede, que sí hay dinero para pagar las pensiones y son los jóvenes que dicen que no tenemos otro planeta. Ni los oligarcas, ni sus perros falderos envueltos en banderas nos van a dar ni media lección de lo que significa ser español. ¡Viva España! Claro que sí, vivan sus pueblos y sus gentes”, zanjó el líder de Podemos.




En enero de 2015 las principales cabeceras de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) ocuparon toda su portada con publicidad del Banco Santander, lo que provocó críticas sobre su independencia.



“Tiene razón Pablo Iglesias –escribe Rubén Arranz, en Vozpopuli el 27 de marzo pasado cuando habla de la influencia del Ibex 35 en los medios de comunicación. Precisamente, no hace muchas semanas que se aireó la existencia de los fondos reptiles (¡novedad!) que supuestamente manejaba Francisco González, expresidente del BBVA, para moldear la opinión pública a través de la prensa. Y, hace pocos meses, el Grupo Prisa designaba a Javier Monzón como presidente no ejecutivo de la compañía, un cargo que compatibilizará con su puesto de chairman en OpenBank, filial del Santander, también accionista de Prisa. En este grupo, por cierto, el socio mayoritario es Amber Capital (29,3%), un fondo de inversión estadounidense cuyo interés en el periodismo comienza y termina en su cuenta de resultados particular. Pablo Iglesias se refiere a los accionistas de las televisiones y resulta innegable que un tipo como el animoso Silvio Berlusconi, dueño de Mediaset, no es precisamente un alma cándida. De hecho, son de sobra conocidas sus maniobras y cambios legislativos en Italia para controlar el cotarro mediático y llenarse los bolsillos. También se tiene constancia en España de las presiones que los 'capos' de las televisiones han ejercido sobre el poder para llegar a la actual situación de duopolio. Por otra parte, también es fácil de deducir el motivo por el que los grupos de prensa recibieron del Gobierno licencias de televisión –a dedo– que no han sabido o no han querido explotar, y que hoy manejan, en buena parte, compañías estadounidenses. Lo que oculta Pablo Iglesias es que el programa La Tuerka no se emite en la radio comunitaria de las Hermanitas de la Caridad, sino en Público, un medio que recompró Jaume Roures con una triquiñuela legal, tras segar decenas de puestos de trabajo en su redacción. Roures es propietario de una de las mayores productoras audiovisuales de Europa, Mediapro, cuyo principal accionista (53%) es un fondo de inversión, de nombre Orient Hontai y de origen chino. Antes que ellos, en su accionariado se encontraba Torreal (Juan Abelló), otro inversor ajeno al negocio audiovisual. En esa época, fueron varios bancos los que influyeron en el grupo, al aceptar la refinanciación de su deuda financiera. Entre ellos, CaixaBank, BBVA y Sabadell. El pasado octubre, Mediapro fichó a Miguel Cardenal, exsecretario de Estado que sentó las bases para que los derechos audiovisuales del fútbol multiplicaran su precio. Pablo Iglesias denuncia lo que hacen otros medios, pero olvida estos hechos”.

Pablo Iglesias conduce el espacio semanal de entrevistas ‘Otra vuelta de Tuerka’.

En octubre del año pasado, Martín Sánchez publicaba en Mercat 2 que Jaume Roures mantiene su apuesta por Público TV, con Iglesias y Monedero. “Público TV lanzó una nueva temporada de sus programas estrella. La sección audiovisual del periódico digital homónimo propiedad de Roures ofrece en directo y bajo demanda el espacio de entrevistas del secretario general de Podemos, ‘Otra vuelta de Tuerka’. Juan Carlos Monedero, fundador y gurú de la formación liderada por su compañero televisivo, Pablo Iglesias, apuesta por su parte con un late-show donde se entremezclan monólogos, colaboraciones y entrevistas. ‘En la frontera’, que así se llama el espacio del politólogo, bebe de los vientos de ‘La Tuerka’. Este emblemático espacio de debate nació en 2010 en pequeños canales madrileños que emiten por TDT. Posteriormente Juan Carlos Monedero se hizo cargo de él, llegando a asumir su coste de producción. El conductor de ‘En la frontera’ reconoció que desembolsó parte de los emolumentos que cobró por asesorar al Gobierno de Chávez para financiar esta aventura alternativa. Ambos espacios son producidos por La Barraca, cooperativa que tiene un acuerdo con Público. En estos proyectos impera el diálogo sin los griteríos propios de la televisión en abierto y no se emite ningún spot publicitario. Jaume Roures admitió el año pasado en una entrevista concedida a El Mundo que vota a Podemos, que es amigo personal de Pablo Iglesias desde hace una década y que el secretario general de la formación morada no cobra ni un céntimo por conducir este espacio de entrevistas. Iglesias, experto en medios de comunicación, ha comentado en más de una ocasión que, después de su etapa vital política, estaría dispuesto a convertirse en presentador de televisión, labor que ejerce en Público TV y en Hispan TV, donde conduce el debate geopolítico ‘Fort Apache’.  Por este segundo proyecto y por el cobro de derechos de autor se embolsó el pasado año 41.211 euros, cifra ligeramente inferior a sus ingresos como diputado del Congreso (48.878)”. 

Jaume Roures, propietario de Público, en cuya sección audiovisual trabajan Iglesias y Monedero.

Público y Público TV son, según Martin Sánchez en Mercat 2, dos de las apuestas más ideológicas de Jaume Roures, que pilota el gigante audiovisual Imagina. “Este holding de productoras cuenta con una facturación anual por encima del volumen de negocio de grupos emblemáticos como Mediaset o Prisa. Imagina, propiedad el fondo chino Orient Hontai, sin embargo, mantiene una política transversal como proveedor de RTVE, Atresmedia (de la que es accionista con el 4,23% del capital), Mediaset, Movistar + y varias televisiones autonómicas. Produce, así mismo, Real Madrid TV, las televisiones del Congreso y el Senado y los actos públicos de Ciudadanos. Pero Roures también tiene espacio para el compromiso político como productor de películas contestatarias como ‘Comandante’, ‘Las cloacas de Interior’, ‘1-O’, ‘Salvador’, ‘Comprar, tirar, comprar’ o ‘Camino’. Público TV acaba de lanzar la segunda temporada del informativo diario ‘Público al día’ y estrenó el 18 de octubre la tercera tanda de ‘No te metas en política’, show irreverente que cuenta con un tour por Barcelona, Alicante, Santiago, Palma, Sevilla, Valladolid, Bilbao, Tenerife o Gran Canaria. El espacio humorístico conducido por Facu Díaz y Miguel Maldonado cuenta con más de 50.000 suscriptores en Youtube y se financia principalmente a través de la venta de entradas. La persecución judicial a Jaume Roures por el 1-O acabó sin consecuencias relevantes. Pero, aun así, su currículum izquierdista tiene dos grandes borrones. El primero tiene que ver con el cierre de la edición en papel de Público, ya que varios de sus trabajadores acabaron en Fogasa. Y el segundo lo puede protagonizar por los problemas de su filial Mediatem, adjudicataria de la televisión del Congreso. Esta compañía cuenta con varios trabajadores que han exigido salarios dignos y sus protestas han tenido eco… en Podemos. El diputado, Miguel Vila y la diputada de IU, Eva García Sempere, trasladaron a la presidenta de la Cámara Baja, Ana Pastor, su preocupación por el conflicto laboral entre Roures y varios trabajadores”.


“Podemos” presentó el pasado 5 de abril su programa electoral para las elecciones generales del 28 de abril, en el que la formación 'morada' se presentaba como la tercera opción frente a “los tres de Aznar” y un “PSOE al que le tiemblan las piernas”. Su programa electoral para las elecciones generales arranca así: “Los tres de Aznar quieren llevarnos cuarenta años al pasado en libertades civiles y derechos de las mujeres y comparten idéntico programa económico: aumentar los privilegios fiscales de las grandes corporaciones y las grandes fortunas y seguir machacando a la gente trabajadora. Como es natural, esto genera miedo. Frente a ese miedo, el PSOE representa la reacción más conservadora: mantener lo que hay, no avanzar como país. Cada vez que hay que enfrentarse a las eléctricas, a la banca o a los fondos buitre para defender los derechos de la gente, al PSOE le tiemblan las piernas. La tercera opción es Unidas-Podemos, que, frente al miedo que produce el 'trío de Colón', pone encima de la mesa la esperanza de los pensionistas, del 8M y de los jóvenes que alertan sobre el cambio climático y la convierte en la ambición de construir un país mejor”. A lo largo de los 264 puntos que contiene el programa, la formación recoge la lucha juvenil y científica contra el cambio climático en su 'horizonte verde', por lo que plantea: reducir la producción energética, basada en combustibles fósiles hasta conseguir el 100% de energía renovable en 2040, fijar un impuesto a las empresas energéticas que grave la producción de energías no renovables, levantar una empresa pública de energía o cerrar las centrales de carbón en 2025 y las nucleares en 2024, o crear un Banco de Inversión para la Transición Tecnológica y Económica (BITTE). El partido propone también una Vicepresidencia de Feminismos y Economía de los Cuidados, así como impartir una asignatura de feminismos cuyo objetivo es la educación en igualdad desde la infancia. También se habla de educación universal y gratuita de 0 a 3 años, un sistema universal, público y suficiente de cuidados de larga duración para las personas dependientes, jornada laboral de 34 horas semanales y reorganización de los tiempos de trabajo, ocio y cuidados: jornada de 7 horas de lunes a jueves y de 6 horas los viernes sin reducción de salario.

       “Podemos” pide a Sánchez que aborde la 'inviolabilidad' del Rey.

“El partido propone prohibir que puedan financiar sus campañas electorales mediante créditos bancarios, y que los bancos y los fondos no sean propietarios de los medios de comunicación. También plantea “atrancar las puertas giratorias en la política, en los altos cargos de la Administración y en el Poder Judicial, para lo que se considerará a las empresas que cotizan en Bolsa como empresas en las que existe conflicto de intereses y se ampliará a cinco años la duración de la incompatibilidad y tipificaremos como delito los casos graves de puertas giratorias”. Además, se compromete a impulsar un Plan Nacional contra la Corrupción, para introducir el delito relacionado con el enriquecimiento ilícito de cargos políticos que, sin intervenir directamente en los delitos de corrupción, sí hayan obtenido un beneficio de estos, así como un tipo agravado de prevaricación administrativa en las contrataciones públicas, cohecho, tráfico de influencias y fraudes a la Administración cuando se cometan a través de partidos políticos. El programa habla de suprimir los aforamientos y “acabar con la irresponsabilidad del Rey”, para lo que proponen una reforma constitucional para “eliminar el privilegio judicial más grave, que es la ausencia de responsabilidad del Rey, establecida en el artículo 56 .3 de la Constitución”. Y apuesta por la legalización de la eutanasia, así como la despenalización del cannabis y su legalización para uso con fines medicinales. Su programa contiene la 'lucha' contra las casas de apuestas digitales y presenciales, con la propuesta de “impedir que estos locales abran antes de las 22 .00 h y que puedan publicitarse, tanto si lo hacen en locales como por internet”. Sobre la política migratoria, la formación 'morada' quiere garantizar “vías legales y seguras de entrada en España, poner fin a la irregularidad sobrevenida y garantizar los derechos civiles de las personas migradas, así como lograr el objetivo 2020: cero muertes en el Mediterráneo” y cerrar los centros de internamiento de extranjeros (CIE). La formación plantea de nuevo la derogación de la ley mordaza y la reforma laboral, así como alcanzar un salario mínimo interprofesional de 1.200 euros en la próxima legislatura. Una de sus medidas 'estrella' se centra en la “resolución democrática del conflicto catalán”. A juicio de la formación de Iglesias, “la gestión viable del conflicto en Cataluña pasa por construir un proceso de reconciliación que permita el diálogo y llegar a acuerdos. Apostamos por un referéndum pactado en el que Podemos defenderá un nuevo encaje para Cataluña en España”.

    Pablo Iglesias en el mitin en Valencia.

    En Valencia, donde se disputan también las elecciones autonómicas el próximo 28 de abril, Pablos Iglesias recordaba hace unos días: “Hay quien dice que las cosas no se pueden cambiar, lo que ha ocurrido en los últimos días, demuestra que sí se puede. Si la política no sirviera para cambiar las cosas, las empresas energéticas no comprarían expresidentes y exministros, el despacho de abogados Quatrecasas no compraría a Soraya Sáenz de Santamaría, no habría millonarios que se comprarían periódicos o cadenas de televisión que no son rentables”. Y añadió: “Las oligarquías tienen conciencia de clase, saben lo que significan los representantes políticos, se los compran”. Y tuvo, de nuevo palabras, contra las cloacas del estado. Las definió como el “miedo de las oligarquías al cambio. Tienen una estructura de cloacas para cambiar el sentido del voto cuando no te pueden comprar… Hay una lección democrática que podemos dar. En este país, por primera vez, el voto de la gente modesta puede valer más que las compras de políticos”... Y animó a los asistentes: “Las urnas están abiertas y quiero hacer un elogio a las redes sociales más tradicionales, el boca-oreja. Llevad la Constitución en el bolsillo y discutid con los vecinos qué hay que hacer para cumplir los artículos”.

    
     Aníbal Malvar, bajo el titulo “Al rojo muerto”, informaba el Público, el pasado 10 de abril: “El griterío granhermanesco llegó a los corrillos políticos de la tele hace ya tiempo. Los candidatos ya no saben si están pidiendo el voto o mendigando share. Lo supo entender muy bien Pablo Iglesias en su meditada y calculadísima arenga de Al rojo vivo. Se alzó con un trending topic laureado con el que no soñaba desde que los chicos de Podemos empezaron a aburrir a la audiencia y se vieron eclipsados por la novedad testosterónica de Vox, por la zafiedad casi humorística de Juan José Cortés y por los toreros candidatos. El duelo en barro con camisetas mojadas es el sustituto ideal de la dialéctica. Se decía antes mucho que en España no se lee. Era como una enseña de identidad nacional. Ahora yo creo que se puede decir también que en España no se piensa. Los grandes o pequeños proyectos políticos que se puedan expresar no tienen cabida en este show incesante que ha colapsado televisiones y radios. Tan solo en los periódicos, en algunos periódicos, sobrevive alguna que otra pieza de profundidad que contenga atisbos de proyecto de país. Sin embargo, este debate abierto en canal por Iglesias, sobre el papel de los medios de comunicación y su responsabilidad, creo que es de lo más interesante que nos ha sucedido en muchos años. Sobre todo, si la audiencia se detiene a meditar sobre él y no se queda en un gag más a añadir a los cientos de ellos que se emiten cada día. No sé hasta qué punto se habrá abierto la veda contra los, hasta ahora intocables, grandes gurús de la información de masas. Pero está muy bien para conocer quién nos está informando o desinformando. Al rojo vivo, y en general La Sexta, había conseguido con bastante fortuna convencer al televidente de que estaba comprando izquierda, rojerío y bolchevismo. Pocos se paraban a pensar que detrás de esta cadena estaba el muy conservador grupo Planeta, de ideología seguramente mucho más cercana a Vox que a Podemos. También es innegable concederles que la enorme calidad de muchos de sus productos fomentaba la pluralidad y daban voz a una progresía que estaba enormemente silenciada hasta ahora. A Ferreras lo que es de Ferreras. Y por Planeta he leído a algunos de los autores más brillantes de la literatura contemporánea. Ni Al rojo vivo ni Al rojo muerto, por tanto. Pero conviene saber de qué manantial efluyen las aguas que se beben. Y esta guerra abierta por Pablo Iglesias la otra mañana puede ayudar mucho. Para estar bien informado, es imprescindible saber quién te informa.
             Las llamas arrasaron el tejado de la catedral de Nôtre Dame, el pasado lunes, en París.

     En su novela Nôtre Dame de Paris, inmortalizada por Víctor Hugo, en 1831, la iglesia parisina posee un peso simbólico que permitió al escritor trazar una historia de la ciudad francesa a partir 1482. De sus páginas, nació Quasimodo, 'el jorobado', el personaje encargado de tocar las campanas de la catedral. Un ser con malformaciones físicas, hijo de una gitana, que vivió en los entresijos del templo medieval. Alguien a quien el pueblo parisino apartó y excluyó, consiguiendo en esa catedral el cobijo que no hallaba en otros lugares. En las páginas de la novela, Víctor Hugo concitaba un feroz incendio que zahería la estructura de la iglesia: “Por debajo de aquella llama ―escribió Víctor Hugo―, por debajo de la oscura balaustrada de tréboles al rojo, dos gárgolas con caras de monstruos vomitaban sin cesar una lluvia ardiente que se destacaba contra la oscuridad de la fachada inferior. A medida que aquellos dos chorros líquidos se aproximaban al suelo, se iban esparciendo en haces, como el agua que sale por los mil agujeros de una regadera”. “El escritor ―escribe Karina Sáinz Borgo en Vozpópuli― acusaba de dejadez a quienes permitían, ya entonces, las pésimas condiciones del edificio. A partir de ahí se pone en marcha un proyecto de rehabilitación del monumento, en 1844. La reforma, poco menos que controvertida, propuso la versión más reciente del edificio, una versión basada en interpretaciones decimonónicas que fueron asumidas como propias. De ahí que, para muchos, Nôtre Dame sea producto de una invención: lecturas incorporadas como originales, cuando se trataban de un artificio arquitectónico, una fusión de tiempos y visiones sintetizado en el edificio que esta semana conmocionó a la sociedad occidental, que veía arder uno de sus símbolos más importantes”. Nuestra Señora de París, la catedral gótica que sobrevivió a guerras, revoluciones y catástrofes, ardió durante horas en la tarde del lunes ante la mirada atónita e impotente de todos.
     Imágenes sorprendentes y fotomontajes de esta última semana:
     
Arde la Catedral de París.

Una gárgola de Nôtre Dame de París.

Nôtre Dame de París, en llamas.

En Nôtre Dame de París, todos somos Quasimodo.

Setecientos millones de euros para reconstruir Nôtre Dame; cero euros para ayudar Haití.


Vamos, gritemos que hay que parar la masacre, asesinos.


 ¿Cómo le explicas a este niño que para reconstruir una catedral reunieron, en menos de 24 horas, 700 millones de euros? ¿Cómo le explicas que el mundo y la religión poco le importa él? ¿Cómo le explicas que pueden existir humanos así?


Humorcillo en La RED. Pablo Iglesias le dio bien a Antonio Ferreras. Entre otras cosas le dijo: “Tú eres uno de los mayores protectores de Inda”.


@protestona1. Tras procesionar con la Cofradía de Los Estudiantes, Pablo Casado obtiene un Doctorado en Teología.


 La escopeta nacional.

El gnomo de la muerte. El atizador de Melilla.


Esto no es Nôtre Dame, sino Gaza, bombardeada sin que nadie proteste ni diga nada...


 Un señor perro mira por la ventana.


Valensole, Provenza, Francia.


Una hermosa puesta simultánea del sol y la luna, el pasado, 1 de abril, en Francia.



El humor en la prensa de esta semana: El Roto, Peridis, J. R. Mora, Manuel F, Pat, Atxe, Malagón, Vergara y otros.












 Los tres.

La derecha y la solución definitiva a las pensiones 

 Piedras contra el propio tejado.

  Reunión de asesores de Pedro Sánchez para decidir sobre el debate.

 Una cosa y lo contrario. 


 Bankfunding





Desde Mallorca, Pep Roig dibujó: El voto alegre, ¡Al ataque...! El cuento del recuento, Falta de uso y Todo mentira.






Entre los vídeos de esta semana, recordamos: 
¿Qué es la pascua? iluchos, vaya!” Entrevista a Pablo Iglesias Pablo Iglesias le da una lección a una señora respecto a Venezuela y la democracia Mitin de Pablo Iglesias en La Rioja, alguien grita Viva España Elecciones generales 2019: debate electoral a seis en RTVE INCENDIO PARÍS | Así es cómo cayó la aguja de NOTRE DAME